17/8/17

Detrás de los Eclipses Hay Anécdotas Inolvidables

Si lo acepto, soy una “nerd” y tengo una fascinación total por los eclipses.  Desafortunadamente, por cuestiones de trabajo, no podemos viajar hasta las ciudades adónde se podrá ver el eclipse total del 21 de agosto, así que observaremos el eclipse parcial desde algún lugar en Houston esperando que haya cielo despejado (posiblemente en el campus del Centro Espacial Johnson, aprovechando la hora del almuerzo). 


Hace unos días, platicando con un científico de la NASA especialista en ciencias planetarias, me contó que viajará a ver el eclipse total a las Carolinas, aquí en Estados Unidos y que ya había planeado este viaje desde hace tiempo.  Obviamente, un científico en ciencias planetarias sabe todo sobre la mecánica de los eclipses, pero lo interesante para este científico, son los fenómenos que ocurren aquí en la tierra:  la temperatura baja (solamente en las localidades del eclipse total), se pueden ver las estrellas, los animales se van a dormir creyendo que es de noche y, sobre todo, capturar con fotografía las expresiones de las personas mientras observan el eclipse.   


Para mí, lo interesante son las anécdotas de estos instantes memorables.  Los eclipses son ese tipo de ocasiones especiales que responden a la pregunta: ¿Qué estabas haciendo ese día del eclipse? 

Mi abuela cuenta que su madre fue testigo de un eclipse solar total en México.  La bisabuela Susana era recién casada y se había mudado del ejido de Jesús María al ejido de la Puerta de Aguilar en el municipio de Doctor Arroyo, Nuevo León.  Susanita, como le llamaban cariñosamente, cocinaba calabacitas en la “lumbre” a la hora de la comida y poco a poco, empezó a oscurecer, hasta parecer que era de noche.  Las gallinas se fueron a dormir encima de los mezquites y los gallos empezaron a cantar, pues pensaban que ya era de noche.  Las personas que estaban con ella la dejaron ahí sola y toda la gente corrió asustada hasta la iglesia del ejido.  La bisabuela Susanita se quedó sola cocinando en la oscuridad y la única luz que iluminaba su alrededor era la “lumbre” en la chimenea de la cocina. 

Eclipse solar del 10 de Septiembre de 1923.

Mi abuela aún no nacía, pero la bisabuela Susanita le contó esta anécdota años después.  La abue no me supo decir el año cuándo ocurrió el eclipse, pero tengo algunas pistas claves: La hora aproximada, el año aproximado y el lugar. Si era la hora de la comida, el eclipse ocurrió más o menos entre el medio día y las tres de la tarde. La otra pista es que la bisabuela era recién casada; la abuela nació en 1924.  Para la locación, busque las coordenadas del ejido. Así que decidí ir a la página de la NASA que mantiene un archivo de los eclipses que han ocurrido, hay una calculadora que indica cuándo ocurrió un eclipse según las fechas aproximadas y las coordenadas.


 ¡Encontré la fecha! Al parecer, este eclipse solar total ocurrió el 10 de septiembre de 1923, aproximadamente a la hora de la comida. Todo parece coincidir, la abuela aun no nacía (aunque tal vez ya venía en camino).  Seguramente, según las creencias de la gente, la bisabuela no pudo salir con los demás por su estado y posiblemente se colgó un hilo o listón rojo en la pansa para evitar “malformaciones o cosas malas” en el bebé.    

NASA GSFC Eclipse Calculator

Hubo otros eclipses solares parciales en Matehuala, San Luis Potosí, lugar al que los abuelos se mudaron años después.  Sin embargo, el que más recuerda la abuela es el del 30 de Mayo de 1984.  El padre de mi abuela, el bisabuelo Bernardo, se sentía muy cansado y en el momento del eclipse, se encontraba sentado sobre una roca en la esquina de la calle Matamoros y Paseo Ángel Veral, viendo hacia el famoso crucero del Kilómetro 57.  La casa de los abuelos estaba a la vuelta, en la calle Matamoros #708, frente a lo que era en aquel entonces El Hotel Dorado (ahora hay un supermercado llamado Soriana). La abuela estaba lavando ropa en el patio y observo el reflejo del eclipse en un baño con agua.  Cuenta que el sol se veía a la mitad con forma de media luna. A la abuela se le quedo muy grabada esa ocasión, pues fue muy notable el gran cansancio del bisabuelo. Días después, al bisabuelo le diagnosticaron cáncer terminal y paso a mejor vida el 10 de agosto de 1984.  


En esa misma casa donde crecí en Matehuala, fui testigo de un eclipse parcial el 11 de julio de 1991.  Recuerdo que era de mañana y había mucha expectativa, ya que, en varias partes de México, se observaría un eclipse total, sobre todo, en la Ciudad de México.  La cobertura del eclipse ocurrió en los noticieros nacionales, así que muchas personas estaban al tanto.  Recuerdo que yo escuchaba a la gente asustada y algunos hablaban de enfermedades, mala suerte y tantas cosas más que alarman a un niño.  Ese día del eclipse salí y vi muchas medias lunas reflejadas en el pavimento debajo del árbol que estaba frente a la casa. 

Proyecciones del eclipse solar por medio de un árbol.

Los eclipses totales tanto lunares como solares, son eventos extraordinarios, aunque no ocurren con mucha frecuencia, son predecibles matemáticamente cientos de años en el futuro.   Tanto así, que ya tengo planes para el próximo eclipse solar, que ocurrirá precisamente aquí en Texas, el 8 de abril del 2024 (bueno, uno propone y la vida dispone).  El eclipse solar total del 2024 pasara por ciudades de Texas como San Antonio, Waco y Dallas.  En México, en ciudades como Mazatlán y Torreón.  



Algunos datos curiosos sobre los eclipses:
1.       Los eclipses siempre vienen acompañados en pares.  Un eclipse lunar ocurre aproximadamente 2 semanas antes de un eclipse solar.

2.       Las retinas de los ojos no son dañadas durante la totalidad del eclipse (cuando el disco de la luna cubre totalmente al sol).  Ojo, esto es solamente en las localidades donde ocurre el eclipse total.  El 21 de agosto, la totalidad tendrá una duración aproximada de 2 minutos y 40 segundos.  En todas las demás localidades donde se observará el eclipse parcial, es importante usar lentes con filtros especiales.

3.       La luna es 400 veces más pequeña que el sol y es 400 veces más cercana a la Tierra que el sol.  Por eso, desde la tierra, el sol y la luna parecen del mismo tamaño.  Cuando la luna y el sol se alinean perfectamente y la luna se interpone entre la Tierra y el sol, se produce un eclipse lunar.  El disco de la luna tapa al sol durante unos minutos. 

4.       La luna se está alejando de la Tierra 3.8 centímetros cada año. 

5.       Se cree que, durante los eclipses solares, se emiten radiaciones solares peligrosas y las mujeres embarazadas no pueden salir porque puede causar daños al feto.  Esto no es verdad. 

6.       Se cree que si cocinas durante el eclipse, la comida se envenena por las radiaciones emitidas por el sol.  ¡Esto no es verdad!  Es un mito. ¡Mi bisabuela cocinó calabacitas durante el eclipse solar de 1923 y vivió 109 años!

     Dedicado a los bisabuelos Susanita y Bernardo ;-)

Los bisabuelos Bernardo y Susanita,
Matehuala, SLP calle Matamoros
Frente a la casa de nuestra vecina y amiga Tomasita Briones.



19/4/17


On November 14th, 2016, a TV crew from National Geographic Latin America visited the NASA Johnson Space Center campus in Houston with the purpose of creating the Latin-American version of the TV series “Brain Games” in regards to neuroscience and how it is applied to real life situations.  The show called “Asombrosamente” or “Amazingly”, seeks to demonstrate the application of neurosciences in daily life, as well as the brain functions during stimuli such as food and flavors, movement, perception, mental training, emotions and memory.



The NatGeo team selected a few talented individuals who are high achievers and recognized in the Hispanic community from the city of Houston.  Among these individuals, Leidos IS&GS employee, Dorothy Ruiz, a satellite engineer who works as a Ground Controller in Mission Control was selected to talk about how working in Mission Control as a Flight Controller exemplifies these “amazing” brain responses during space operations requiring immediate action to keep the Crew and the International Space Station safe while focusing on mission success.


Dorothy Ruiz and three other colleagues (Tom Holmes, Bill Foster, and Lawrence Moore) from the Ground Control (GC) group came up with a scenario and went through the motions of a mini simulation while the Nat Geo team was filming, to demonstrate a real mission control situation in space operations. The scenario involved a potential loss of communications between the vehicle and the ground due to a fault in an upcoming satellite while the crew is performing a critical procedure onboard the vehicle. In order to prevent this loss of communication, the GC has to save the day by acting fast and applying all the skills needed to get another satellite in a timely manner so the crew can continue on with their critical operations.   At the end of the simulation, Dorothy explained on camera how the scenario relates to each brain stimuli, such as movement, perception, mental training, emotions an memory. 




A real life situation such as this scenario involves immediate coordination, therefore requiring fast movements to access and monitor different tools to perceive the problem and evaluate the situation.  It  also involves different movements combined with emotions while communicating and reporting the situation to the team in order to transmit reassurance, trust, and a handle of the situation. An example of this is standing up in the flight control room to convey a sense of urgency to the Flight Director in regards to the situation while remaining calm and focused. In such scenarios, the GCs must provide a  fast but safe solution for mission success, knowing exactly what procedures to access, and the steps to take during such a high tense situation, exercising mental training and memory.  




The NatGeo team was amazed by the scenario exercised by the GC team and how well it fits the show objectives.  As one can see, being a Ground Controller in Mission Control Houston is no brain game, it is truly “asombroso”; an amazing example of the leadership and values displayed during day to day mission operations.  The episode will air all over Latin America sometime in the spring of 2017.  


24/11/16

Razones por las cuales debemos dar gracias los hispanos este Thanks Giving


Hoy se celebra el día de dar gracias en Estados Unidos.  En lo particular, es una festividad muy bonita que une a todas las familias, aun en los momentos más adversos.  ¿Qué si hay momentos difíciles estos días? Bueno, acaban de pasar las elecciones, el país está totalmente dividido, y ni que decir la comunidad hispana que está a la expectativa de los planes del nuevo presidente electo, y con el miedo y la incertidumbre por si acaso cumple sus promesas.  Esperemos que no sea así y que los #dreamers y miles de familias hispanas no se vean afectadas.  Sobre todo, ojala que no se construya un muro.

En este momento, no hay otro día más significativo, pues nos recuerda el estar agradecidos por aquello que nos une como comunidad hispana: la procedencia de otro país, las tradiciones, el idioma, las costumbres, la diversidad, la comida, los valores, la unión familiar y la calidez humana.  También nos unen metas y características; el querer salir adelante, el ser luchones, el buscar superarnos, el ayudar a nuestras familias, el mejorar nuestra condición de vida, y la búsqueda de la libertad. Debemos estar agradecidos por ser pioneros, por ser arriesgados y por ser visionarios en el intento de ser mejores y de buscar las oportunidades que se nos han negado en nuestros países.  Hay que estar orgullosos y agradecidos por esta diversidad cultural que aportamos a este país; pero a la vez, agradecer las oportunidades que este país nos ofrece y eso comienza por el proceso de aceptación y adaptación a su cultura y su idioma.  No de manera forzada, sino de manera voluntaria; por nuestras ganas de avanzar, por nuestras familias y para aprovechar las oportunidades que venimos a buscar y los sueños que venimos a alcanzar. 

Sería bueno conocer a este país y su cultura con ojos de exploradores, porque no se ama lo que no se conoce y el elegir conocer abre las puertas de nuestra mente y las ventanas de la imaginación a nuevos horizontes. No me refiero a aceptar las injusticias, me refiero a aceptar las cosas positivas de este país, que son muchas. Es más fácil entender otros puntos de vista y respetar costumbres y tradiciones diferentes a las de nosotros cuando elegimos conocer, el conocer es amar.  En este proceso de aceptación y asimilación, no se trata de imponer nuestra cultura, más bien, se trata de inspirarla a los demás, para que también seamos aceptados.  El objetivo es que estemos “in” y no “out” y que seamos familia y no alienígenas. 

Desde la base de control, al ver imágenes en vivo de nuestro planeta, en ocasiones me pregunto (es una hipótesis): ¿Qué pasaría si un día, un grupo de “aliens” llegara a la tierra a imponer sus costumbres, sus idiomas, y sus ideologías?  Creo que no estaríamos muy contentos.  A la vez me pregunto en la estrategia que los humanos aplicarían para habitar otro planeta, ya habitado por otra civilización.  Imagino que primero, haríamos investigación sobre esa civilización, sobre sus costumbres, su cultura, sus creencias, sus ideologías, infraestructura, etc.  Todo esto, con el fin de respetarlos y para ayudar a los seres humanos en el proceso de asimilación a su cultura.  Obviamente, nuestra cultura influiría también con el paso del tiempo y para ellos sería un proceso de adaptación también.  Estoy idealizando aquí, pero mi punto es, que debemos aplicar el dicho que decía mi bisabuelo, “a donde fueres, haced lo que vieres” y no ofendernos cuando alguien en este país pregunta “por qué no sabemos inglés” y no rechazar ni antagonizar sus celebraciones y tradiciones sin conocerlas. 

No hay mejor ejemplo de asimilación y adaptación que la Estación Espacial Internacional, una casa y laboratorio científico que da vueltas alrededor de la tierra, en la que los astronautas de diferentes nacionalidades tienen un espíritu de colaboración para el avance científico y tecnológico; proceso en el cual surge un intercambio cultural digno de modelar.  Los astronautas tienen que aprender ruso y los cosmonautas el inglés, además de que ambas partes, reciben clases de cultura y al final de la expedición, son los mejores amigos a pesar de las diferencias en ideologías.  Por cierto, lo mismo aplica con nosotros los operadores de vuelo en ciertas circunstancias cuando tenemos que visitar otros centros de operaciones espaciales o cuando hay que entrenar a la tripulación.   

En ocasiones cuando veo desde el centro de control las entrevistas que los medios realizan a los astronautas a bordo de la Estación Espacial, lo que más he escuchado son frases que tienen que ver con la paz, la aceptación y la tolerancia.  Todos pertenecemos a este planeta, pues desde arriba no se ven fronteras ni muros, lo único que se ve es una esfera que flota en el espacio y que alberga vida preciosa como la nuestra.  Esas mismas imágenes las veo desde la base de control, aunque me han dicho que no se compara con verlas en vivo desde el espacio. 
Aquí les dejo con estas fotos, que representan de alguna manera, la cultura de la base de control en Houston en Thanks Giving.  Una de las tradiciones es cambiar el icono de la Estación Espacial en el mapa mundo, por el de un guajolote (pavo) para celebrar el Día de Acción de Gracias.  En el turno de la mañana, los astronautas nos mandan saludos desde el espacio para agradecer que estamos apoyándolos desde abajo.  Los jefes, visitan la base de control con comida tradicional de esta celebración y se cercioran de dejar comida para los que apoyan los siguientes 2 turnos.  Por lo general es un día tranquilo, los astronautas piden que enlacemos los juegos de futbol americano que toman lugar aquí en la tierra y las conferencias por teléfono para hablar con sus familias.  Los operadores de vuelo, traemos platillos para compartir.

Los que hemos tenido la fortuna de trabajar estos turnos en la base de control en estos días festivos y tan especiales para las familias en todo el país, sentimos ese gran espíritu de colaboración para un bien común.  Sacrificamos 8 horas de nuestro tiempo y de compañía con nuestras familias, por estar acá, haciendo nuestro trabajo y contribuyendo a la seguridad de la tripulación, del vehículo y del éxito de la misión.  Nosotros los operadores de vuelo, al menos regresamos a casa al final de nuestro turno para reunimos con nuestra familia o amigos, pero ellos no; se quedan ahí orbitando la tierra extrañando su casa la tierra y a su familia. 

Hoy agradezco ser parte de esta aventura como contribuyente a la exploración del espacio desde la tierra, el ser habitante de un satélite flotante que alberga vida en la inmensidad del universo y el tener una gran familia humana. 




27/11/15

How Thanksgiving is celebrated in Mission Control Houston


 This is the second year in a row I work at the Mission Control Center of Houston as a Ground Controller during a Thanksgiving Holiday.  There are a few traditions celebrated here in MCC that make it all worth it while sacrificing family time or sleep (for those working the graveyard shift).
Among the traditions, the crew onboard the International Space Station (ISS) calls down to MCC using the space to ground voice signals and thank the Flight Controllers for supporting space operations on the ground.  This usually occurs when the crew is awake, and the Flight Controllers supporting the 2nd shift are the lucky ones to hear the message from the crew.  However, this does get handed over to the oncoming Flight Controllers supporting the next shifts (we cover 3 shifts per day, well, at least the Houston GCs for sure).  Hearing messages of gratitude from the crew is always uplifting and encouraging, the work of the Flight Controllers is recognized for all that is done on the ground to make things happen in space.  


The public doesn’t realize besides the Flight Controllers supporting 24/7, there are engineers and technicians supporting as well.  At least from my console perspective as a Houston GC, we have Johnson TV and Mission Video supporting all the video operations coming from onboard the ISS and helping us send the crew video signal to the  crew so they are able to watch Football (yes, the crew stays awake for this) and other TV programs.  Support is also provided by other 24/7 Ground Control consoles, such as the NOC (Network Operations Control), SO (Security Officer), Support Center, Houston Voice, and Comm Tech (Communications Technician) who privatizes Family Conferences between the crew and the families on such a special day.

There are other things that occur on this day in the Flight Control Room.  A good number of Flight Controllers contribute to our Thanksgiving diets by bringing all kinds of baked goodies and some side dishes.  We all get a Thanksgiving meal in appreciation for working during this holiday, and best of all, we all get to watch football together (if you happen to be working the Orbit 3 shift) along with the crew.  A favorite task on the ground for the Houston GC is to actually change the icon of the ISS in the world map to a “turkey”.  It is funny seeing a tukey orbit the earth entering day and night cycles, in a way reminding us how thankful we should be to live on this planet, and how despite moments of darkness in the world, we should always look forward to seeing the light again.



The things I am grateful for as a Houston GC are many, among them:  Getting to see my family when I’m not covering the shift,  the family visiting me during an LOS (Loss of Signal),  the team of Ground Controllers I work with, a supportive management who personally makes it out here  to greet us and thank us for our work, the Flight Controller Colleagues I get to work with during a shift realizing we are not forced to be here, but are grateful to have this awesome job and to serve our Crew Members in Space to make their lives easier from the ground.   After all, we go home to our families at the end of the shift, a privilege the crew in space doesn’t have.  We are greatful for such sacrifice on their part in the name of space exploration.


Happy Thanksgiving!

22/8/15

¿Cuándo pasa la Estación Espacial Internacional por mi casa?


Tal vez te ha pasado que en ocasiones sales al patio o afuera de tu casa y volteas a ver el cielo por curiosidad.  Es impactante ver las formaciones de nubes o el cielo ralo de un azul impresionante.  En la noche, si tienes la suerte de vivir en un lugar sin mucha luz pública y el cielo está despejado, puedes apreciar las estrellas, algunas constelaciones, la luna y en ocasiones los planetas marte o venus.

¿Pero alguna vez te has puesto a pensar qué son algunos objetos pequeños que parecen ser del tamaño de una estrella, pero se desplazan por el cielo en cierta trayectoria?  ¡No me refiero a lo que ustedes piensan ni estoy hablando de aviones!  Me refiero a objetos espaciales como los satélites, los globos atmosféricos, algunos vehículos espaciales y la famosa, Estación Espacial Internacional ( #EEI , #ISS ). 

¡Si aún no las has visto desplazarse por el cielo, lo tienes que hacer!  Es una experiencia diferente.  En ocasiones, puedes ver que otro objeto la sigue, y esto es cuando alguna nave rusa, japonesa o algún vehículo comercial se alinean a su trayectoria para acoplarse a la Estación Espacial. 
Recomiendo que un día de estos salgas a ver el firmamento y lo admires por varios minutos.  Si al menos no vez la Estación Espacial, admirarás con asombro la belleza de la atmósfera de este planeta, el cual somos tan afortunados de habitar.

¿Cómo puedes ver la Estación Espacial Internacional?
1.  Consulta la página de la NASA llamada “Spot the Station” para ver fechas, horas y coordenadas.

2.  Elige el país y la ciudad donde habitas en la sección de  “Location Lookup”.   Si no está tu ciudad, elige la más cercana a tu ciudad.

3.  Toma nota de la fecha (Date), la duración de visibilidad del objeto (Visible), la elevación máxima (Max Height), las coordenadas por donde aparece desde el horizonte (Appears) y las coordenadas por donde desaparece (Disappears). 

4.  Recuerda que el cielo tiene que estar despejado para que puedas ver la Estación Espacial.

5.  Échale un vistazo al dibujo de abajo para que tengas una idea de cómo seguir el avistamiento de la Estación Espacial.  En este ejemplo, la EEI aparece a XX grados en la dirección Oeste Suroeste, con una elevación máxima de XX grados y desaparece en la dirección Norte Noreste.  La duración de la trayectoria la encuentras en los resultados de la página. 

Mucha suerte y espero logres hacer esto con tus amigos y familiares.  Esta experiencia simplemente pone  en perspectiva el poder del ingenio humano y del logro de grandes proyectos cuando se hace en equipo.  La estación espacial es la estructura más compleja y costosa jamás construida por el hombre; es del tamaño de un estadio de futbol y viaja a una velocidad de 17,500 millas por horas dándole vuelta a la tierra 16 veces al día,  también es habitada por una tripulación de 3-6 astronautas y cosmonautas a la vez.  Es una casa y un laboratorio ambulante que vuela en el espacio, además de ser un trampolín para futuras misiones de exploración.  

Sígueme en Twitter: @DorothyRuiz o en FB:  DorothyRuizMartinez 

3/2/15

La combinación de la fe con la ciencia


Por ahí se dice que las personas de ciencia, pierden credibilidad al declarar su fe abiertamente.  Me he topado con situaciones en las cuales al charlar con algunas personas de ciencia, este tema pareciera algo así como un tabú.  Es casi casi, como salir del closet al confesar que crees en Dios al mismo tiempo que ejerces en el campo científico.  Hay personas  que creen en Dios, más tienen miedo de admitirlo para no ser juzgados.  A mí me ha pasado y no es algo cómodo el suprimir tus opiniones al respecto por el miedo de no encajar en la conversación.  Los humanos tememos lo que no conocemos, o en pocas palabras, el temor  a lo desconocido causa que en nuestra propia ignorancia juzguemos y ataquemos a otros.  Es un impulso muy natural, hasta nos unimos a otros para buscar apoyo contra algo con lo que no va de acuerdo a nuestro sistema de creencias.

A pesar de la opinión que la ciencia y la fe no deberían ser mezcladas, sucede todo lo contrario en lugares con alta concentración de mentes científicas como en la #NASA.   Como prueba, un gran número de astronautas, científicos e ingenieros que trabajan en esta institución, pertenecen a una afiliación espiritual o iglesia, ya sea cristiana o de otras religiones y credos.  En muchos casos, son personas activas en sus congregaciones. En mi propia parroquia, que está a la vuelta de la esquina del centro espacial, asisten colegas del trabajo todos los domingos a formar parte de la comunidad de fe y actualmente hay algunos astronautas que pertenecen a esta y otras tantas.  Lo genial de tal libertad de expresión, es que algunos astronautas expresan desde el espacio, frases llenas de fe que han inspirado a personas en la tierra a buscar sentido en sus vidas. 

Entiendo perfectamente aquellos que tengan una aversión contra los “hombres de fe”, pues pareciera que en algunos, reina el fanatismo y la exclusión, precisamente, porque otros no forman parte de su sistema de creencias.  Sin embargo, no todos somos así e utilizamos el razonamiento para saber tocar el tema en momentos apropiados, practicando la cordura y la tolerancia para respetar las creencias de otros.  Esto incluye a mis amigos ateos, a los que respeto de igual manera. Mi argumento es que si es posible ser una persona de ciencia y de fe a la vez.  No son sustancias que se puedan mezclar de manera homogénea, pero si pueden coexistir en tu vida de manera armoniosa.   En mi opinión, la fe es aquello que mueve al ser humano a buscar el sentido de su existencia y de su vida en la tierra, mientras que la ciencia, lo mueve a buscar el origen de lo que somos ahora como humanidad.  La ciencia no debe ser utilizada para comprobar la existencia de Dios, así como la fe no debe ser utilizada para comprobar el origen de la existencia del hombre.  Ambas cosas tienen finalidades diferentes.  La clave está en saber usar ambas para entendernos, para ser mejores y para ayudar a la humanidad.

Puedes obtener este articulo por medio de Mi Familia Magazine en la edición de febrero 2015, gracias a Elizabeth Ozuna por hacer un espacio en su linda revista para esta reflexión:


Por último, escribí esto porque precisamente, se tocó un poco sobre este tema en la entrevista que me hizo el director de Radio María Houston, el Fr. Abelardo Cobos junto con un apreciado amigo Ignacio Pinto-León, el presidente de Radio María.  Llegue 2 minutos antes de iniciar la entrevista al aire, iba volando por el retraso de una junta y justo llegue a tiempo.  Al principio de la entrevista, me puse nerviosa, pero después se me paso cuando empezamos a echar relajo.  

Quisiera aclarar un par de cosas sobre la entrevista que no pude aclarar por falta de tiempo; en ningún momento dejamos que los astronautas en la estación espacial salgan cuando quieran, para esto se planifican las caminatas espaciales de ante mano en casos que lo requieran, con uso de trajes especiales que esta presurizados, de lo contrario, los astronautas morirían al salir de la estación espacial.  Estas caminatas son coordinadas y manejadas por el Oficial de Actividades Extra Vehículares (EVA Officer).  De igual manera, no se puede abrir una puerta de la estación espacial así nada más como si fueras a una caminata por la cuadra de tu casa, es algo más complicado debido a la diferencia de presión ambiental de la nave espacial comparada con el vacío del espacio.  Finalmente, los astronautas si tienen privacidad a pesar de que hay cámaras por toda la estación espacial y estas pueden prender o apagar desde abajo en la base espacial de Houston.  Me divertí en esta entrevista en compañía de Nacho y del padre Abelardo, son unas grandes personas. Espero algún día me vuelvan a invitar. 

Aquí puedes escuchar la grabación de esta entrevista titulada Programa Espacial:

https://soundcloud.com/user941308269/programa-espacial-radio-maria_10_04_14

#FeyCiencia #Fe #Ciencia #RadioMariaHouston #MiFamiliaMagazine

30/11/14

El verdadero significado de la navidad

Pareciera que la navidad deber ser una época de paz y de tranquilidad, que prepara nuestros sentidos y nuestra existencia para celebrar algo especial, pero no es así. 

Los que celebramos la navidad en el mundo, somos bombardeados desde finales del mes de octubre con publicidad de lo que “debe ser la navidad”.  En las tiendas de mayoreo, se pueden apreciar los pinos artificiales navideños y paquetes de luces en los estantes.  El “coco-wash” del marketing inicia desde entonces a invadir nuestras mentes con imágenes de adornos que lucirían espectaculares en la sala o en el comedor de nuestras casas.  Yo acepto que he sido víctima de este “coco-wash” desmesurado.  Hay personas que deciden forrar sus casas con luces y hasta hay competencias para ver qué casas tienen más luces.  Hace poco vi una entrevista en la TV, en la que un terrestre de una de estas competencias decía que si las luces no se veían desde el espacio, era mejor no entrar a la competencia.  También están las personas que exhiben estrés navideño porque tienen que comprar regalos y les falta tiempo y dinero para cumplir con esa lista enorme.  Luego están aquellos papas que deciden comprar toda la juguetería, por aquello de que los hijos no vayan a tener un trauma de por vida o en su caso un berrinche por no recibir el regalo que pidieron a San Nicolás.  




El ir al centro comercial es un caos, hay tráfico y embotellamiento por doquier y la paciencia de los conductores digamos que no representa el espíritu navideño, sobre todo cuando el claxon repentino te hace saltar de tu asiento o cuando los conductores se insultan con palabras creativas y coloridas en medio del tráfico.  Al llegar a los centros comerciales no hay estacionamiento y te encuentras con que el espacio al que le echaste el ojo, te lo acaban de ganar (#*$%!).  También está el estrés de la dietas, pues se llegan las fiestas de la temporada y hay que lucir el vestido rojo para impresionar a todas las amistades en la posada.  Las posadas ya no son posadas, solamente son “fiestas” donde todos se ponen a bailar y a tomar hasta ponerse hasta las chanclas.  Todo esto, es nuestra preparación para la navidad.  En medio del caos, del estrés, de los excesos y de las apariencias, pensamos que en realidad estamos preparándonos para la navidad, olvidándonos de su verdadero sentido. 

En realidad, al ver tantas luces y adornos navideños a nuestro paso,  deberíamos de hacer una pausa mental y reflexionar sobre el verdadero significado de la navidad. Hace tiempo, pase por una epifanía mental en medio del caos, todo se detuvo en cámara lenta a mí alrededor y me pregunte si todo lo que estaba haciendo, en realidad nos estaba preparando para la verdadera celebración de ese día tan especial.  Desde entonces, el centro de nuestros adornos navideños es un pesebre y una corona de velas que encendemos cuatro domingos antes de la navidad; realizamos actividades de adviento con nuestros hijos para sembrar en ellos conciencia del verdadero significado de esta celebración y así apartarlos de falsas expectativas de lo que las influencias externas nos imponen. 

En realidad los colores navideños, las tradiciones, los símbolos, los adornos, y los regalos, giran alrededor de lo que es el centro de la celebración de la navidad: el nacimiento de un bebe que vino a traer paz al mundo y un mensaje alentador de esperanza y de amor para la humanidad.  El verdadero sentido de la navidad es recordar ese mensaje y renovarnos con esa luz, para llevarla como antorcha encendida en nuestros corazones hacia los demás.  Esta celebración es para que en su nombre, se  unan familias, sanen corazones, busquemos el perdón y perdonemos a los demás, y compartamos nuestro tiempo y generosidad con los más necesitados.  Es simplemente, ser extensiones vivas de esa luz como las luces navideñas que adornan nuestras casas, sin tener que pasar por el estrés, el caos, el consumismo y las apariencias.  Es ser una mejor versión renovada de nosotros mismos, una oportunidad más en nuestras vidas para dar a amor y paz a los demás, sin esperar nada a cambio


PD.  Gracias a Mi Familia Magazine por publicar este artículo en su revista.
 http://www.mifamiliamagazine.net/2014/12/el-verdadero-significado-de-la-navidad/

30/5/13

Les Miserables de Estados Unidos


Cuando estaba en la secundaria en México, tenía una maestra de español a la que apreciaba mucho, se llamaba Carmen.  Aunque su materia no era de mis favoritas, con el paso del tiempo lo termino siendo.  Sus clases de literatura nos transportaban a todos los lugares históricos que cambiaron en su época los ideales de la sociedad.   Con sus historias realicé muchos viajes de imaginación sin necesitar avión alguno.  Sus historias me llevaban a donde estuvieron David y Goliat en tierras de oriente, a Grecia donde tomo lugar la Ilíada de Homero, a tierras toscanas con los poemas de Dante, a las tierras andaluzas con el Quijote y al imperio ruso con Leo Tolstoi y su obra de Guerra y Paz. La literatura me inspiro tanto que desde entonces me he propuesto viajar a estos lugares, encontrando en cada uno de ellos bellas memorias de estas lecturas sin necesitar guía turística.  Finalmente, las obras que cambiaron todas las percepciones sociales con sus paradigmas y contradicciones en mi juventud, fueron “Les Miserables” por Víctor Hugo y “Las Uvas de la Ira” de John Steinbeck.  Ambas obras me ayudaron a sembrar una semilla de compasión y responsabilidad social que por ende me han dado una perspectiva diferente hacia las necesidades de los demás.

Irónicamente, “Las Uvas de la Ira” fue una novela que yo misma viví de alguna manera durante mi infancia, al recorrer con mi familia las rutas de la “pizca” desde México hasta el estado de Washington, pasando por Oregón, Montana y terminando en California para la “pizca” de la cereza y de la uva.  La palabra correcta es “recolección de fruta”, pero por respeto a los migrantes agrícolas que se parten el lomo a diario para hacer posible que estas frutas y verduras frescas lleguen en las mejores condiciones hasta los supermercados de todos los Estados Unidos, yo le sigo llamando "pizca".




Nosotros éramos “trabajadores temporales”, ya que regresábamos a México después de los veranos.  Recuerdo que todos mis compañeros de clase se maravillaban de lo genial de mis vacaciones al comentarles los lugares que había recorrido durante mi estancia en los Estados Unidos, sin imaginar que aunque parecería un viaje de campamento y aventura, más bien era algo así como un viaje de jornaleros siguiendo una ruta de frutas que tenían que ser recolectadas.  A pesar de eso, para los ojos de una niña como yo, siempre eran viajes de aventura y exploración, era la oportunidad de hacer experimentos con la tierra, de construir casitas de las ramitas de madera que caían de los cerezos, de observar hojas con orificios, bichos, frutas secas, estrellas fugaces y lagos profundos en paisajes encantados.  

¿Por qué escribo esto?

Primero, porque hace poco tuve la oportunidad de ver la película de los Miserables que me trajo grandes memorias de mis lecturas y me pareció genial.  No son los mejores cantantes, pero si muy buenos actores.  Segundo, porque tiene un mensaje de responsabilidad social y este me hizo recordar que todos la tenemos.  Digamos que la película idealiza la bondad de los clérigos de la iglesia católica, la filantropía y generosidad de un hombre como Jean Val jean, la justa pero injusta obligación de la autoridad y tristemente muestra la realidad grotesca de los sufrimientos que padecemos los seres humanos, los miserables.   Tercero, porque en esta última categoría es donde aún se encuentran los hispanos indocumentados de este país, aquellos que tuvieron la suerte de cruzar hasta este lado del río en busca de mejores oportunidades, pero que aún siguen siendo una sociedad al parecer marginada y marcada por su estatus ilegal.  Los que más me llama la atención por su condición de vida, son los que siguen recolectando fruta, los” pizcadores”, los llamados “migrant workers” y los niños de estos que ayudan a sus padres en la pizca. Pienso: ¿Qué de la educación de estos pequeños? ¿Qué de aquellos que no obtuvieron una oportunidad como yo o como otros? ¿Qué de aquellos que tendrán que seguir el oficio de sus padres por generaciones sin poder alcanzar el sueño americano? ¿Qué de aquellos que llegaron a la universidad, pero no pueden obtener un trabajo digno de su esfuerzo por su estatus migratorio?

Ahí es cuando reflexiono en la noción de que todos tenemos una responsabilidad social, para seguir alentando a las minorías hispanas a obtener una educación superior.  Todo por el bienestar de las familias, por el llegar a ser una mayoría educada en números y por la oportunidad de alcanzar los sueños sin el obstáculo de ser etiquetado por un estatus legal.  

P.D.  Vean este documental de niños que trabajan en la "pizca" y la pagina web para ayudar de alguna manera.  Se llama “The Harvest” o “La Cozecha” producida por Roberto Rumano. Lean este articulo sobre la esclavitud en este país.  


21/10/12

To: Mr. Scammer on Craigslist

I recently posted an ad on craigslist to sell a sofa.  I've been getting some responses from interested buyers, including the classic scammer.


I normally ignore and report these responses, but this time I decided to respond and I'd like to share it:

His response: 
HiThanks for the response.I am willing to pay your asking price.I will pay by money order as its the only way i can pay you at the moment.I will make arrangement for the pick-up after payment have been  received by you. I dont mind adding an extra thirty dollars so you can keep it in my favor.Reply with your full name,cell phone number,and address where payment should be sent.Please take the posting off craigslist today and consider it sold to me. Expecting to hear from you soon.
Regards
C. Luis
___________________________
My last response:

Thanks for responding to my post!

How about an even better deal!
Why don't you send me your full name, cell phone number and address so I can send you the item by UPS for free.   I will throw in some pillows, curtains and my old underwear so you can keep it in my favor.

I also have some socks missing their other half; they feel pretty lonely.  To be honest, I'm concerned about the well being of these socks, I mean, they really seem sad and I believe they are showing signs of depression.  Maybe you can help me find some socks for these socks, they don't have to match, just in need of some company you know. 

The last time I checked, one of the socks had a hole.  I believe this sock passed to a better life, poor sock.  He cut himself; he just didn't want to live anymore.  That's the rumor going on in the neighborhood.

You know, I feel bad sometimes and ponder on the life of this particular sock.  It was black with yellow stripes and it was only worn with some really nice fashionable shoes, super chic shoes!.  Boy if this sock could talk!  What a life right?  I mean, think about it!  The sock went everywhere: it traveled, danced, walked on parks, it even got some massages!  Of course it had its smelly side as well, but that's how everything in life is.
Anyway, then suddenly one day, his other half went missing, and the sock had no use anymore!  Did the other sock grow tired of living a hectic life with his partner sock, did he feel attracted to another sock, did the sock leave because it wanted independence?  Or did the lost sock get kidnapped by the infamous dryer eater who consumes everything in its path?  One will never know...it is a mystery.

But what matters is, the sock left behind disappeared, the evidence is there!  The hole is as big as the toe, and you should see this toe, it is super fat and it has some fungus as well!  Poor sock, what a tragedy...


OH, and don't forget to send me your address, full name, and phone number.  We can exchange some ideas on how to cook cupcakes, how to rehabilitate depressed socks, and maybe discuss your vegetation state (I mean, I'm not a certified doctor, but I can prescribe some anti-scamming medication).  


Thanks for your business Mr. Scammer ;-)

23/7/12

SHOCK CULTURAL MEXICANO



¿Alguna vez has sufrido de un shock cultural que has vivido antes, pero que en realidad antes no lo veías como tal porque lo vivías a menudo en tu medio ambiente y se te hacía como algo normal?  A eso yo le llamo shock cultural postraumático, porque es algo que vives y cuando lo dejas de vivir se te olvida porque en realidad lo bloqueas, pero luego cuando lo vuelves a vivir te da un tremendo “shock” como si fuera la primera vez que estuvieras viviendo algo parecido.  En fin, sigan leyendo y ya van a entender de lo que estoy hablando…

Este verano, decidí pasarlo en mi país de origen, México.  Hacia tiempo que no probaba, ni sentía, ni olía su verdaderos sabores.  Hacia tiempo que no escuchaba sus sonidos, que no admiraba sus colores, sus fachadas, su riqueza y sus paisajes culturales.  Hacia tiempo que no respiraba su aire limpio y fresco….hacia tiempo que no me sentía en casa.  Escribo desde la cuna de México, el centro de este bello país, y me siento plena, ausente de todo estrés, aliviada, me siento algo así como en un transe, como en un tipo de  siesta prolongada. Bueno, me siento así después de pasar por el "shock cultural".

Es que no me había dado cuenta de lo tanto que extrañaba México, al país que me vio crecer, que me dio su riqueza cultural, y que formo mi manera de pensar y de ser.  No me di cuenta de cómo lo extrañaba hasta que toque tierra mexicana y la empecé a saborear con mis seis sentidos con todo y sus sabores no tan placenteros. 

Si, al principio de mi llegada fue frustrante, sufrí el “shock cultural” que cualquier extranjero sufre cuando pisa suelo mexicano y tiene que lidiar con la desorganización, la mala atención al cliente, el favoritismo, y el trato déspota de cualquiera que tiene un puesto de mínimo servicio.  Pero una vez pasado el shock cultural, tienes dos opciones:  o asimilas la cultura por más irracional que parezca, o te pones en plan de “gringo exigente” y te arruinas la misma vida en México.  No es que me sienta gringa para nada, físicamente no lo parezco en lo absoluto, pero cualquier compatriota que vive en el extranjero estará de acuerdo conmigo, y es que cuando sales de tu país y regresas, tienes que adaptarte una y otra vez las veces que regreses a cosas que no vives en tu país de residencia.  A mi personalmente lo que mas se me dificulta aceptar es el “trato preferencial y eso de las influencias y la corrupción”, pero eso es algo que he vivido en Rusia y en otros países de Europa, así que creo que es “trend” bastante común. 

Honestamente, el proceso de adaptación y de reintegración en esta ocasión me ha tomado un par de días.  Mi estomago es el que mas ha sufrido las consecuencias de esto, pero después de unos días todo ha pasado a la normalidad.  El proceso de asimilación inicio casi inmediatamente, bueno, mas bien al siguiente día de mi llegada.  El primer día fue algo caótico, empezando por el vuelo que tomamos por Viva Aerobús de Monterrey a León con miles de opciones que ofrecen para que al final de cuentas compres pasaje de buen trato preferencial.  Luego compras derecho a equipaje, pero no evades una extensa inspección del equipaje y de interrogatorios prolongados como si fueras a viajar en vuelo transnacional al planeta marte.  

Siguiendo con el tema del trato preferencial, en México no se acaba el concepto embotellado de las clases sociales.  Si compras un boleto VIP, eres el primero en abordar y hasta tienes tu propia fila popis y puedes mirar a los demás en las otras filas que no son VIP con cara de fuchi.  Ah, y se me olvidaba eso de la desorganización cuando haces fila, la gente va cortando fila, y como siempre llegan los metidos, y aquellos que reservan su lugar con una persona asignada a la fila para luego saturarla con un grupo de 10 personas una vez que hacen llamado de abordar y asi sucesivamente vas quedando mas atrás y mas atrás.  Después de eso, es una carrera contra el tiempo, todos van corriendo hacia el avión como gallinas descabezadas para obtener el asiento preferido y para reservar unos cuantos mas asientos vacíos para los próximos compañeros que se quedaron atrás en las otras filas que van bajando de categoría.  En fin, ahí empieza el shock cultural, aquello que dejaste de vivir hace mucho tiempo y lo cual te alegra de no vivirlo mas en tu entorno.

Al otro día de mi llegada, desperté en una casa del centro de San Miguel de Allende, Guanajuato.  Me despertaron los zumbidos de unos zancudos como a las 2 de la mañana, que me transportaron a mi niñez y me recordaron los comerciales famosos de aquella bomba yucateca que acababa con los mosquitos.  Luego a las 4 de la mañana, el canto de los gallos me despertó nuevamente, pero logre quedarme dormida por unas pocas horas, porque a las 6 de la mañana se escucharon las campanadas de todas las iglesias cercanas y luego a eso de las 8 de la mañana, paso un megáfono por la calle anunciando que se vendía gas y media hora mas tarde paso la campanita de la basura.  Todo esto me remonto a mi niñez en la casa del pueblo donde crecí en Matehuala, SLP.  Tire la toalla de la dormidera, deje las sábanas a un lado y con todo y ojeras del tamaño de unos platos enormes, decidí empezar el día con optimismo, así que me prepare un café y  empecé a leer el instructivo para gringos que dejaron en la casa que he alquilado, aquel instructivo que sugiere los restaurantes, tiendas y recorridos diseñados para el visitante extranjero y que además sugiere que te pongas unos tapones para los oídos mientras duermes.  Deje de leerlo a mitad del primer párrafo, aliste a mis niños, y nos fuimos directo al mercado de la ciudad.  

Dice un viejo dicho:  “Si quieres conocer a  México, empieza por sus mercados”.   Yo decidí reconectarme nuevamente así y dejar pasar el shock cultural con un jugo de tunas rojas y un atole de guayaba.

Continuará…




Translate - Traducir